Áreas de práctica

Responsabilidad Civil

Responsabilidad Civil

En North Carolina, los dueños de propiedades y negocios tienen el deber de asegurar que sus propiedades se mantengan en condiciones razonablemente seguras para sus visitantes legítimos. A pesar de esto, cada año miles de personas sufren lesiones en dependencias a causa de condiciones poco seguras. Estos tipos de lesiones suelen denominarse “resbalones y caídas”, pero pueden incluir lesiones por la caída de objetos, iluminación inadecuada, mantenimiento inapropiado o diseño o construcción peligrosos. Los casos de resbalones y caídas en North Carolina se fundamentan en la teoría de la negligencia. Con el fin de elaborar un caso de negligencia en contra del dueño de una propiedad, el demandante debe demostrar que el dueño de un negocio u otra propiedad incumplió su deber de diligencia hacia el demandante en su calidad de visitante, consistente en haberle entregado al demandante un entorno seguro o haberles advertido a los visitantes sobre cualquier peligro oculto. El demandante también debe demostrar que, a causa de la negligencia del dueño de la propiedad, el demandante se resbaló y sufrió heridas a raíz de la caída. Estos casos suelen pasar en diversas circunstancias, lo que incluye elementos como agua u otra sustancia resbalosa en el piso, mala iluminación en un aparcamiento o escaleras que no han recibido un mantenimiento adecuado. En North Carolina, la responsabilidad por negligencia del dueño de una propiedad significa que el demandante debe demostrar que al dueño de la propiedad le correspondía un deber de diligencia e incumplió dicho deber al no reparar o eliminar la condición peligrosa o al no advertir de manera adecuada sobre la condición peligrosa que causó el accidente provocado por el resbalón o la caída.

En estos casos también se debe demostrar que el dueño de la propiedad conocía o debería haber conocido la condición peligrosa y no la reparó o eliminó ni le advirtió al visitante legítimo. Por lo tanto, es importante presentar pruebas completas sobre dicho incumplimiento en su caso. Esto puede lograrse de dos maneras: demostrando que el dueño de la propiedad o uno de sus empleados o agentes crearon el peligro o el problema que hizo que usted se resbalara y cayera; o demostrando que el dueño tenía conocimiento de la condición peligrosa o debería haber conocido el peligro mediante una inspección razonable.

Además de la complejidad de estos casos, tenga presente que los visitantes tienen el deber de tomar precauciones razonables para evitar condiciones peligrosas al estar en una propiedad ajena. La ley de North Carolina establece que usted podría ser declarado culpable de negligencia contributiva si no reconoce o evita una condición peligrosa en una reclamación de resbalones y caídas. Esta norma puede hacer que resulte más difícil ganar un caso de lesiones por resbalones y caídas en North Carolina. Hablaremos con usted sobre la negligencia contributiva y determinaremos cómo abordarla, si corresponde. También es importante comprender que existe un plazo de tres años, o un plazo de prescripción, para presentar una reclamación por lesiones a causa de resbalones y caídas que se hayan sufrido en una propiedad ajena. El mismo plazo rige para las reclamaciones por daños materiales que surjan a raíz de un resbalón y una caída.

Deuterman Law Group puede ayudarle a reunir información sobre la conducta del dueño de la propiedad y a investigar el deber que le correspondía hacia usted. Nuestro equipo trabajará con usted para asegurar que su caso esté bien preparado y listo para el litigio o para las negociaciones de conciliación.

Lo invitamos a hablar sobre su accidente con uno de nuestros abogados especializados y a averiguar qué opciones tiene para obtener una compensación para sus lesiones.

 

Anterior: Ver áreas de práctica

Conoce a nuestros abogados